Mi nota en Diario UNO Santa Fe

A continuación copio la nota que me han hecho en Diario UNO de Santa Fe opinando sobre los dos servicios de mensajería instantánea del momento: Whatsapp y Telegram.



Un santafesino analiza la guerra de la mensajería instantánea

 Los secretos para elegir la mejor aplicación. La información de los usuarios, en el centro del negocio. 


El crecimiento de las aplicaciones de mensajería instantánea viene cambiando la forma de comunicarse. De allí la importancia que están teniendo algunas compañías como WhatsApp, que hace días fue comprada por Facebook en 19.000 millones de dólares. Sin embargo, al día siguiente de ese anuncio el servicio “se cayó” a nivel mundial y permitió que su principal competidor, Telegram, solvente su crecimiento sumando cuatro millones de usuarios en 24 horas.



El problema de las aplicaciones nuevas como Telegram –apareció en el mercado en agosto del año pasado– es que al estar poco difundido y lo tienen pocas personas, al poco tiempo se empieza a tornar aburrido. Por eso hoy en día WhatsApp sigue siendo el rey de la mensajería instantánea y eso hace que sea muy difícil desplazarlo de ese lugar. En definitiva, Telegram es lo mismo que WhatsApp, pero con algunas mejoras en el servicio. Por ejemplo, es absolutamente gratuito (la otra aplicación tiene un costo mínimo luego de utilizarla durante un tiempo) y se desarrolló para celulares con Android o iOS, el sistema operativo de Apple. Entre las ventajas de esta nueva aplicación se cuenta el almacenamiento en la nube y que uno puede acceder a sus mensajes desde diferentes dispositivos como una computadora, una tablet o el teléfono. Pero, además, eso le permite tener un almacenamiento de mensajes y archivos que no tiene límites, mientras que WhatsApp depende de la capacidad de memoria que tenga el teléfono.

Pavel Durov, uno de los creadores de Telegram, desarrolló un protocolo de datos personalizado y único que es abierto, seguro y que es utilizado para trabajar con múltiples centros de datos. En eso se basa Telegram para autoproclamarse como el servicio más rápido y seguro del mundo. En estos tiempos donde la información vale oro, la seguridad que se le dé al tratamiento de datos puede ser una diferenciación en el servicio que permita ganar adeptos. En este sentido, la nueva aplicación permite tener chats secretos. Esos mensajes son los únicos que no se almacenan en la nube, sino que van de dispositivo a dispositivo sin pasar por los servidores de la empresa.


También se pueden encriptar todas las conversaciones. Eso significa que uno puede blindar todos los mensajes privados con una contraseña. Eso es de vital importancia en caso de que el usuario pierda el dispositivo móvil, ya que la persona que lo encuentre no va a poder tener acceso a las conversaciones que la persona haya tenido porque necesitará la clave. Hasta el momento, WhatsApp tuvo muchísimos problemas de seguridad con la filtración de datos. Mientras que Telegram, a pesar de autodenominarse como el servicio más seguro, la semana pasada tuvo muchos inconvenientes de seguridad por la cantidad de usuarios que se le sumaron en muy poco tiempo.

Pero desde su aparición, el nuevo mensajero utilizó una estrategia de mostrarse fuerte donde su principal competidor es débil. Por eso se hace hincapié en la seguridad, la privacidad de los usuarios y en su plataforma de código abierto. No es casualidad que esto suceda cuando la información de los usuarios termina quedando en el centro de un negocio millonario.


Las innovaciones
Una de las grandes ventajas es que WhatsApp permite formar grupos de hasta 50 personas, mientras que Telegram permite hasta 200 personas en cada grupo. Además, el nuevo mensajero permite compartir cualquier tipo de archivos, no sólo imagen, audio o video, tal como lo hace WhatsApp. Sin embargo, todavía no se pueden enviar mensajes de voz y llamadas, algo que no descartan sumar en el futuro. Mientras que WhatsApp piensa terminar el año brindando la posibilidad de hacer llamadas gratuitas.


Una de las novedades que implementó la aplicación de Durov fue la de autodestrucción de los mensajes secretos. Esa opción permite que el emisor del mensaje elija un tiempo (un segundo, dos segundos, cinco segundos, un día o una semana) para que el mensaje desaparezca. El temporizador es aplicado al mensaje desde el momento en el que se despliega en la pantalla del receptor. Tan pronto como se acabe el tiempo, el mensaje desaparece de ambos dispositivos y no deja rastros.

Opinión
Todo depende de internet 
Creo que la mensajería instantánea va hacia el desarrollo de toda la información posible. Esto quiere decir que se permita hacer llamadas, compartir todo tipo de archivos y eso va a significar un gran desafío para las operadoras telefónicas. En la actualidad el gran problema se basa en el servicio que brindan esas empresas. Ahora nos vamos a empezar a quejar cada vez más del servicio de internet que nos dan Claro, Personal y Movistar. Eso se debe a que si uno va a tener la posibilidad de llamar por WhatsApp o enviar mensajes gratis a través de estas aplicaciones cada vez va a haber una mayor demanda de esos servicios que utilizan internet. Por lo que el servicio, si no hay grandes inversiones, cada vez va a ser más deficiente.


Además, creo que es muy probable que esas empresas tiendan a incrementar los costos de las transferencias de datos. Si llega un momento donde muy pocas personas llaman por teléfono o mandan mensajes, porque todos están usando internet, van a aumentar el costo de ese servicio. Por eso va a ser fundamental el rol activo de los consumidores porque todas las aplicaciones que se vienen se van a basar en el uso de internet. Ya no hablamos de internet como una página web, sino del internet de las cosas que tenemos en casa. Ahí es donde el consumidor va a tener que hacer valer sus derechos ante las prestadoras.


Sin dudas sería muy interesante que el Estado sea un actor más en este juego asumiendo el rol de prestador de servicios, pero por ahora es algo muy difícil. Pero en esto también es muy importante la calidad del servicio. Hoy si me ofrecen internet a un costo de 100 pesos y que se cae todo el tiempo y uno que cuesta 250 y nunca tengo problemas, es muy probable que elija el más caro. Hoy estamos pagando mucho por un servicio que no está funcionando bien, a pesar de que dicen que tenemos tecnología 3G. Hay países que están pensando implementar el 5G y nosotros siquiera podemos llegar al 3G. Hay una brecha tecnológica gigantesca en cuanto a lo que es innovación e inversiones de las operadoras en el país. Estamos a años luz de lo que demandan todos los dispositivos que tenemos conectados y eso puede empeorar aún más.



Mario Altamirano
Miembro fundador de Locos del Social

No hay comentarios

No hay comentarios :

Publicar un comentario